jueves, 14 de junio de 2018

14 de junio: Día de Derrotas

Ya nadie puede dudar que el 14 de junio es una fecha siniestra para la Argentina. Derrota de Malvinas en 1982, derrota parcial de los bebes argentinos en 2018, ambas con implicación de masónicas manos. Según los desalmados que votaron por el aborto esta madrugada —hora de tinieblas— ahora las madres podrán asesinarlos a piacere. Eso de madres, desde luego es una mera licencia idiomática generda por la inercia del idioma, no por una apreciación moral; nosotros no aceptamos eso de las “pobres mujeres desesperadas” que matan a sus hijos, sean fruto de lo que fuera, aún de una improbable violación, para supuestamente aliviar su dolor: eso es egoísmo puro y duro. Matar siempre ee malo, es pecado y cuando se hace con un hijo, es abominable cualesquiera fueran las circunstancias.

Ahora, para ejemplo de las generaciones futuras, vamos a dejar estampados en nuestro blog los nombres de los miserables y canallescos desalmados que votaron afirmativamente por la legalización del aborto, llamado entre nos, eufemísticamente, como despenalización del aborto, algo que, ciertamente, no es.

Que los malvados se arreglen con Dios y los que resistieron, tengan su merecida recompensa; pero nosotros, ahora, no olvidaremos los nombres de unos y otros, a causa de esa razón de bien público que exige no ser demasiado estúpido incurriendo en el mismo error varias veces. No sin antes dejar bien declarado que esto sólo ha sido posible en este repulsivo medio “democrático, moderno y progresista”, como calificaron esos emasculados que se autodenominan conferencia episcopal al régimen imperante, al cual se negaron a enfrentar para poner a buen resguardo la salvación de las almas, como hubiera sido su deber. Sépase bien que todos aquellos que, por acción u omisión, han colaborado con esta agonía, están excomulgados; aunque sen obispos, y sobre todo si lo son.

Muy pocos, casi nadie, ha hablado en estos días de algo que está con toda seguridad en todas las mentes honorables: plan diabólico, pecado mortal, juicio final, infierno... penitencia y oración.

Esta es la hora de los canallas y los desalmados. Por lo menos, conozcamos quiénes son y recemos con esperanza...

1 comentario:

Josefina dijo...

Y recemos con esperanza por todos los que no hablaron de plan diabólico, etc., empezando por los de la CEA:::