martes, 8 de mayo de 2007

Cosas de la Democracia


El domingo pasado, día de elecciones en Francia, se clasificó ganador de la presidencia, el candidato Nicolás Sarkozy, como todo el mundo esperaba. En general, cuando la gente puede hacerlo, vota bien; pero es un hecho que no sucede con frecuencia. Sarkozy se ha presentado como conservador y católico, a pesar de algunas sombras obscuras en su carrera política y que enturbian su vida personal, y que lo asemejan más a un desfasado yuppie que a un político postcristiano. Su triunfo, aunque no necesariamente molesto para la izquierda, demora la conquista del poder por parte de los socialistas en, lo menos, seis años; se aleja así el matrimonio homosexual, esa burla canallesca de la soberbia sodomita contra la familia, y un pasito más en su rebeldía contra Dios; se aleja otra vez, la restauración de la “entente socialista” europea, a cuya concreción poco o nada ha contribuido el socialista, anacrónico y masónico parlamento europeo. O sea que algunos motivos para estar rabiosos, existen.

La candidata derrotada, Segolène Royal, para festejar la democrática fiesta y celebrar al triunfador, cumplió su promesa de lanzar a la calle a sus huestes zurdas que, en forma natural y perfectamente concertada, han tenido a Francia en vilo durante 48 horas. La fiestita de la disconformidad socialista deja hasta ahora un saldo prometedor para los fabricantes de automóviles: «plus de 730 voitures incendiées...», para los abogados «...592 personnes interpellées...», pero resultó poco estimulante para el reclutamiento policial «...et 78 policiers blessés».

Las celebraciones se extendieron durante varias horas en Marsella, Lille, Nantes, Nanterre, Rennes, Caen, Orleans... y otras importantes ciudades francesas, según informó Le Figaro. Los socialistas manifestaron una neta predilección por los automóviles, de los que dejaron un tendal incendiados, volcados o destruidos de mil ingeniosas formas distintas; y también por los adoquines que, extraídos de su natural reposo superficial, pasaron raudamente a decorar con sus impactos los cascos y escudos policiales, a exorbitantes velocidades. En fin ¡una verdadera fiesta de la Democracia, señores!

Suponemos que la izquierda podría brindar alguna explicación de este extraordinario episodio, ejecutado con notable precisión por sus fuerzas de choque e incuestionablemente sellado por la disciplina partidaria; pero, como siempre, no lo hará, continuando en su permanente papel de víctima —por que esta vez no solamente no podrán endilgarle los desastres a los musulmanes, sino que consta que fueron anunciados por los jerarcas marxistas varios días, y hasta horas, antes de los desmanes. Aunque, es bastante claro, cuando sucesos de estas características son cometidos por socialistas, no son desmanes, ni sus autores inadapatados o delincuentes, sino jóvenes estudiantes que se manifiestan inocentemente por sus convicciones, y son objeto de la represión policial.

Y conste que no apoyamos, mayormente, a la institución policial moderna, como policía de seguridad, a la cual estimamos no solamente uno de los peores inventos de la Revolución Francesa, sino un ejército interior del régimen que se usa con fines partidarios principalmente; y esto, sea dicho sin desmerecer la heroica actuación de los policías concretos, a quienes defendemos y admiramos —y no al revés, o sea, defender la institución policial y criticar a sus miembros, hipocresía que no compartimos. Pero estas algaradas revolucionarias, como demostración de fuerza y como advertencia y amenaza neta contra un Gobierno que aún no se estrenó, son un regreso a las prácticas mafiosas y extorsivas de la izquierda revolucionaria, inauguradas con las revoluciones de 1848, la Comuna de París, los espartaquistas berlineses o cualquiera de las asonadas comunistas de cualquier capital europea en cualquier época, y prueban la comunidad de origen, actuación y estrategia de las organizaciones de la izquierda revolucionaria, se llamen partidos políticos, movimientos o como se quieran llamar.

Y todavía más, prueban la estupidez cómplice de la democracia liberal de partidos; el sistema más corrupto, menos popular, más caro, más despótico y menos amado de todos los tiempos.



11 comentarios:

Muret dijo...

Muy buen post!!. A esta altura, ya estoy para imprimirlos todos y haceme una carpeta!
No sé si tiene algo que ver, pero me hizo acordar a un libro de Pío Moa, llamado "La Caída de la segunda república y la guerra civil", donde demuestra que el verdadero orígen de la guerra civil española la causa el partido socialista, instalando en el ánimo colectivo la violencia, al no obedecer las mismas reglas que ellos mismos pusieron (Constitución del 30), y alzarse contra el gobierno democráticamente elegido, de derechas esta vez, en el alzamiento del 34.
Más allá de la anecdota, me dijó pensando que la mayoría de las veces el "sistema" que tan bien describe Ud. es y será siempre funcional a la izquierda, la única que puede saltarse derechamente las reglas impuestas por ellas mismas.
Saludos cordiales

JC dijo...

"no apoyamos, mayormente, a la institución policial moderna, como policía de seguridad, a la cual estimamos no solamente uno de los peores inventos de la Revolución Francesa..."

Ludovico:

Su frase me ha dejado intrigado...

¿Peores? ¿Por qué? ¿Cuál es la alternativa viable?

Cruz y Fierro dijo...

No era Gaxote que decia que la Rev. Francesa si bien no logro mantener la republica, por el contrario si logro imponer sus mitos? Y uno de esos mitos es el famoso "pas d'ennemi a gauche" -incluso aceptado por la derecha como regla de juego de la democracia moderna. Por eso, la calle siempre sera de la izquierda. Y el derechismo siempre ira hacia el mismo destino que la izquierda solo que en primera.

Ludovico ben Cidehamete dijo...

Preziado JC (como dicen los brasileños):
La policía, tal como la conocemos hoy en día, es un invento de la Revolución Francesa que, bajo el pretexto de la "Salud Pública" (santé en francés de aquel tiempo es tanto salud como salvación, o acaso, seguridad, idem. latín) creó cuerpos armados de "vigilantes" con facultades que horrorizarían a cualquier prepotente de los tiempos monárquicos.
De ahí nace la policía; Donoso Cortés le dedica a esta proterva institución páginas inmortales, como la tumba que es de las libertades ciudadanas verdaderas. Jacques Bainville recuerda que en París, antes de la Revolución, había 1000 policías (o vigilantes urbanos, pero que ni en sueños tenían las funciones que tiene la policía hoy en día) y casi ningún delito, para más o menos 1.000.000 de habitantes. En la Revolución de 1830, que pone fin al borbonato francés, ya hay casi 10.000 policías (sin que hubiera crecido la población) y los delitos siguen igual. ¿Qué ha cambiado? La política, que utiliza la policía como herramienta contra la población. Los reyes no tenían facultades policiales ni judiciales fuera de sus propios feudos (si los tenían), de manera que, por ejemplo, Felipe el Hermoso de Francia debe secuestrar a los más de 50 templarios (que ya habían sido reclamados por la Inquisición, así que estaban prácticamente salvados) para poder ejecutarlos en la Ile de France, por que fuera de ella no tenía potestad judicial ni policial.
La centralización del poder, especilmente de la fuerza que acompaña normalmente al poder político hoy en día, es creación revolucionaria, como el servicio militar obligatorio (otro espanto moderno, gracias al cual las guerras europeas pueden exhibir millones de muertos), la centralización administrativa o unitarismo, el despotismo irracional y bastantes cosas más de ingrata memoria.
En cuanto a la alterntiva de la policía, la defensa propia era la regla elemental que aplicaba el derecho hasta la tiranía moderna que, con el pensamiento del hegeliano Max Weber, afirma la necesidad de que el Estado, ese artificio irracional que suplanta la figura del Príncipe, monopolice por aplicación de principios contrarios al derecho, cualquier forma de fuerza, aún aquella que correspondería por derecho natural a los particulares.
Este monopolio de la fuerza es que ha dado lugar a las policías modernas; que, para ejemplificar lo que digo, son los únicos individuos de la sociedad que pueden ir armados por la calle. ¿En qué razón se apoya semejante desaguisado? En que "representan" al "Estado" (dos ficciones asentadas sobre sendas falsedades), que tiene el monopolio de la fuerza, la falsa consecuencia de las dos falsedades anteriores (idolatría estatal o totalitarismo ... barato).
Por eso Ud. ve que, en donde supuestamente el principio de la "soberanía del pueblo" impera, ¡el pueblo es desarmado! empleando como pretexto el "monopolio de la fuerza" del Estado, que es la expresión de ... la soberanía del pueblo. Un sinsentido lógico que culmina en una tiranía de hecho.
La delincuencia ha tomado debida nota de esta elemental contradicción de las democracias modernas y, en tal estado de cosas, ha resuelto correr (ningún) riesgo, pues la policía, por regla general, llega tarde, mal o nunca, o para identificar los cadáveres de las víctimas y jamás, pero jamás, ha podido demostrar su utilidad como prevención del delito, a la misma altura que la defensa propia, el máximo disuasivo que existe para cualquier delincuente.
He ahí: la policía, una de las mayores causas de la delincuencia moderna (y todavía no ingreso en el problema del angelismo propolicial, subespecie de la estupidez humana consistente en creer que por que alguien es policía, es bueno y no cometará ninguna falta, desestimando el hecho de que el pecado original ha herido a todo el género humano -menos dos).
Mis saludos
L. b-C.

Cruz y Fierro dijo...

Estimado Ludovico: Excelente su comentario que suscribo en su totalidad. Este tema merece una nota principal en su blog. O sino, se lo copio en el mio ;-)

JC dijo...

Ludovico:

Con mis preguntas pedí gato y usted me ha dado liebre. Muchísimas gracias

Santiago dijo...

Estimado,

Muy bueno tu post.

El pueblo tiene derecho a votar, siempre y cuando vote bien, es decir, vote por socialistas. O no vote por determinadas personas. No sé si te acuerdas el lío que se armó hace unos años cuando Le Pen “pasó” democráticamente al segundo round electoral. Todo el mundo se rasgó las vestiduras por la existencia de la “extrema derecha” y a nadie le importa que exista la “extrema izquierda” (con tres partidos que se dicen publicamente trotskistas)

Me permito de hacerte una corrección. Sarkozy (su verdadero nombre es Sárközy de Nagybocsa)no es católico, ni conservador. Pero necesitaba los votos de estos últimos y en las últimas semanas de campaña les hizo unos guiños de ojo. Como todos sabemos, un guiño de ojo, significa que no nos tomamos las cosas que decimos en serio. Prueba de ello, si bien rechaza el matrimonio homosexual, quiere crear el CUC (contrat d’union civile). Que en la práctica les dará a los homosexuales y gente de la misma calaña los mismos derechos que a los conyuges heterosexuales. Y podrán adoptar.

El comunicado de presa de la agrupación GayLib, no deja lugar a dudas.

"Avec toute l’équipe de GayLib, je voulais vous dire combien nous sommes heureux de la victoire de Nicolas Sarkozy. [...] Gays, lesbiennes ou gayfriendly vous avez compris la portée et la sincérité des projets proposés par Nicolas Sarkozy. [...] Cette victoire donne également à GayLib une responsabilité particulière, celle d’accompagner la mise en oeuvre des engagements qui ont été pris durant la campagne, à commencer par la mise en oeuvre de l’Union dès la session parlementaire d’automne."

Un abrazo,

Santiago

Ludovico ben Cidehamete dijo...

Apreciado SAntiago:
Tiene Ud. razón sobre Sarkozy en todo lo que dice. Mire aquí, por que algo de lo que Ud. menciona, lo dijimos antes. Y tiene Ud. razón en que este pequeño jugador profesional de póker (político) ha sabido manejar las convicciones de los franceses mejor que nadie. Por supuesto, es un hombre del "régimen", divorciado, rejuntado y que se dice "católico" por que sabe que en Francia, pese a todo, serlo en serio, todavía tiene peso electoral.
Celebró el reciente fallo de la Justicia francesa desechando el "matrimonio" de los afeminados; y aunque me parece que nadie le creyó, es presumible que deberá mantener algunas de sus promesas electorales más por temor a las próximas elecciones legislativas, que por seriedad personal.
Más allá del desastre que supone este régimen "falaz y descreído", como llamaba al liberalismo un rarísimo político argentino, la separación de las elecciones presidenciales de las legislativas condiciona necesariamente a la primera de ellas; sobre todo, en regímenes semi parlamentarios como es Francia, donde el presidente no retiene potestades políticas tan importantes como en EE.UU. o los países hispano americanos.
Hasta pronto, si Dios quiere (espero que no viva en Francia ...).
L. b-C.

Santiago dijo...

Estimado,

Estuve leyendo su excelente post Los maravillosos candidatos de la partidocracia a la presidencia de Francia. Muy bueno.

Me gustó mucho uno de sus comentarios que dice “si yo fuera francés, votaría en blanco... un francés del Río de la Plata, pues los franceses no votan en blanco.
Lo malo no son solamente los candidatos; es el sistema en sí mismo, que no posee aptitud para exaltar a ningún hombre virtuoso hacia las cumbres de la política, por lo cual el poder queda invariablemente en manos de alguno de los enanos de turno”.

Vea, soy algo francés. Y le contesto que desde poco tiempo vivo en Francia. Y voté en blanco. Pero es cierto que también soy un francés del Río de la Plata. Y mucho más del Plata que de Francia. O de esta pobre Francia.

Alguna vez, el papa Juan Pablo II ha preguntado ante el atónito pueblo francés “Hija mayor de la Iglesia, qué hiciste con tus promesas de bautismo?”

Y termino diciéndole que su análisis sobre los partidos políticos franceses, especialmente sobre el del vizconde de Vendée son excelentes y de una claridad que le ha faltado al más fino analista político/católico francés..

Por fin unos apuntes e ideas mías sobre la acción de los católicos en política, en Francia. Y en estas elecciones. El problema es que a los católicos siempre nos compran con la defensa de la vida. No es un tema menor. Es importantísimo. Y fundamental. Pero noto que muchas veces el aborto o la lucha contra el casamiento de los homosexuales se convierten en únicos temas de discusión. Y la política es mucho más que eso. Eso son las consecuencias de haberlo sacado a Cristo del centro de la vida pública; y de haberlo reemplazado por la diosa Kali-razón. Pero ningún político católico francés actual defiende eso, al menos en público (porque en privado conozco personalmente a más de uno que esta de acuerdo con lo que escribo). Porque quieren conciliar el agua con el aceite. El cristianismo con los principios de 1789 y eso es imposible.

Y entonces la política-católica se convierte en una suerte de farsa. De concesiones sobre temas menores y de olvidos sobre los esenciales.

Un abrazo y, a propósito, lo agregué en mi lista de amigos.

Santiago

Anónimo dijo...

La verdad que excelente. Ademas de perpicaz, tenes una capacidad de analizar y debatir muy buena.
Tus ideales, son iguales a los mios.Asique que tengas suerte y te felicito por esto.

Luz dijo...

DONOSO CORTÉS, 'Discursos políticos': "…Citadme un solo pueblo de aquella época
donde no hubiese esclavos, donde no hubiese señores, y donde no hubiese
tiranía. Éste es un hecho incontrovertible, éste es un hecho
incontrovertido, éste es un hecho evidente. La libertad, la libertad
verdadera, la libertad de todos y para todos, no vino al mundo sino por el
Salvador del mundo… es un hecho reconocido por los propios socialistas ". Y,
añade, más tarde: "una sola cosa puede evitar la catástrofe;… que no se
evita con dar más libertad, con dar más garantías… eso se evita procurando
todos, hasta donde nuestras fuerzas alcancen, provocar una fuerza saludable,
religiosa… Yo he visto, señores, y conocido a muchos individuos que salieron
de la fe y han vuelto a ella; por desgracia, señores, no he visto jamás a
ningún pueblo que haya vuelto a la fe después de haberla perdido ". Y,
termina:"… la cuestión no está entre la libertad y la dictadura… se trata de
escoger entre la dictadura que viene de abajo y la dictadura que viene de
arriba; yo escojo la dictadura que viene de arriba, porque viene de regiones
más limpias y serenas".
TODO ON-LINE
LOIS ESTEVEZ TRAS EUFEMISMO, DEMO - A – CRACIA SANTIAGO, 1993. ““NADIE IGNORA QUE LOS ANUNCIOS SON TESTIMONIOS INTERESADOS, SOSPECHOSOS, DESTINADOS A EXPLOTAR NUESTRA INGENUIDAD. ¿NO RESULTA INCONGRUENTE QUE PRODUZCAN INGRESOS A LAS FIRMAS QUE LOS FINANCIAN? PERO SON EFICACES, A PESAR DE TODO, PORQUE NOS DEJAMOS ARRASTRAR POR ELLOS. Y POR SU MEDIO -CONFESÉMOSLO- SOMOS UTILIZADOS Y, EN CIERTA MANERA, DEGRADADOS, SIN QUE LLEGUEMOS A REACCIONAR DESPRECIÁNDOLOS.../ ...“A BUENAS HORAS -CASI LES OIGO SUSURRAR- VAN A CREER LOS HOMBRES ALGO CONTRARIO A LA EVIDENCIA O AL SENTIDO COMÚN O QUE LA EXPERIENCIA DESMIENTA. POR MUCHA PROPAGANDA QUE SE HAGA, CIERTAS COSAS NO PODRÁN JAMÁS PASAR POR VERDADES”./¿Tal es su parecer? ¡Pues vayamos a cuentas!/Permítanme que les formule una pregunta: ¿Cuál es el menos malo entre todos los tipos de gobierno posibles? Puedo alardear de adivinarle de antemano el pensamiento a la mayoría: La respuesta que Vds. tienen en la mente consta de dos palabras que me sé de memoria: “La democracia”./NO QUIERO ENTRAR EN POLÉMICAS EN ESTE INSTANTE SOBRE LA EXACTITUD O EL DISPARATE DE LA RESPUESTA./Reivindico, en cambio, mi derecho a preguntar aún: ¿Cómo saben Vds. eso? RECONOCERÁN QUENO SE TRATA DE UNA CONVICCIÓN ADQUIRIDA POR EXPERIENCIA PERSONAL, NI POR TRABAJOSOS RAZONAMIENTOSBIEN CONTRASTADOS EN LA PRÁCTICA. NO; VDS. HAN LLEGADO A ESA CONCLUSIÓN, PORQUE LES HA SIDO CUIDADOSAMENTE INCULCADA MEDIANTE UNA HÁBIL, DISIMULADA PROPAGANDA. EL “SLOGAN” PUBLICITARIO, POR HARTO REPETIDO, NOS RESULTA SOBREMANERA FAMILIAR… No sé si me atreva a calificar de eufemismo político a este tan poco pretencioso credo democrático. NO QUISIERA HERIR LA SUSCEPTIBILIDAD DE NADIE; PERO, YA ES COINCIDENCIA... ¿NO TENEMOS TODOS EN LA MENTE IDÉNTICO CLICHÉ PROPAGANDÍSTICO? ¿SERÁ POR MERO AZAR, POR EFECTO ESPONTÁNEO DE LAS MISMAS VIVENCIAS PERSONALES? ¿O PORQUE NOS HA PROGRAMADO PARA ELLO UNA PERSISTENTE Y EFICACÍSIMA PUBLICIDAD?/Ni que decir tiene que, por mi parte, me inclino a lo último… No quiero comprometer a-priori la respuesta de Vds. SEGÚN MI PARECER, TANTO LAS CONCEPCIONES COMO LOS SISTEMAS POLÍTICOS CON QUE SE HA CONTENTADO ESTE PERÍODO SERVIRÁN PARA QUE MAÑANA SE CUESTIONE SERIAMENTE NUESTRO *ÍNDICE DE RACIONALIDAD*. ¡Los historiadores tendrán en adelante aquí un problema para su reflexión intrigada y una causa grave de prevención y reproche hacia nosotros! ¿POR QUÉ TAN ACUSADO CONTRASTE ENTRE UN FECUNDO RACIONALISMO CIENTÍFICO Y NUESTRA ESTÉRIL RAMPLONERÍA POLITIQUIL? ¿Por qué en estos tiempos nuestros, en que más que nunca se percibe la deuda del hombre con la Ciencia, sigue imperando una política, plagada de irracionalidad, que nos precipita de continuo en situaciones críticas, sin que nos aprestemos a revisar los ametódicos procedimientos que la inficionan?/JOSÉ LOIS ESTÉVEZ CIENCIA CONTRA POLÍTICA EN LA PUGNAPOR UN DERECHO JUSTO... SI LAS CIENCIAS SOCIALES ESTUVIERAN A LA ALTURA DE LAS CIENCIAS NATURALES Y MATEMÁTICAS, LA SUERTE DEL MUNDO SERÍA OTRA. PERO LAS CIENCIAS SOCIALES, Y SOBRE TODO LA CIENCIA DEL DERECHO, TROPIEZAN POR SU MAL CON UN OBSTÁCULO TERRIBLE, QUE HACE INÚTILES CASI TODAS SUS CONQUISTAS. ¡Las Ciencias sociales tienen a veces QUE ENMUDECER POR LA FUERZA, PORQUE SUFREN AÚN EL CAUTIVERIO DE LA POLÍTICA! ¡El «arbitrismo» de los políticos impide que la Ciencia social se aplique por la técnica de gobierno al mejoramiento sincero de la vida humana! ¿Será siempre inútil para la Sociedad el conocimiento de las verdades que penosamente va desvelando la Ciencia? Desde la atalaya de la Filosofía vamos a auscultar, en los síntomas del ayer y del hoy, el futuro que apunta y que se avecina. /LA HISTORIA DE LA SOCIEDAD ESTÁ ESTRECHAMENTE LIGADA AL PROGRESO DE LAS IDEAS JURÍDICAS. Si conociéramos el Derecho que se ha de vivir en el mañana, estaríamos capacitados para escribir, incluso con minuciosidad, la configuración social del mundo futuro…///"EL MAYOR DE LOS CASTIGOS CONSISTE EN SER GOBERNADO POR EL MÁS INDIGNO, caso de que los buenos no quieran gobernar; por temor a aquel, me parece a mí que gobiernan, cuando gobiernan, los cuales aceptan el gobierno no como un bien ni como si fuesen a darse con él buena vida, sino a manera de algo necesario, ya que no se dispone de otros hombres mejores y ni siquiera semejantes a ellos." PLATÓN.JOSÉ LOIS ESTÉVEZ Tras eufemismo. Demo-a-cracia, pag. 57:NOSOTROS VIVIMOS LITERALMENTE *POR CONCESIÓN ADMINISTRATIVA*; PERO TENIENDO QUE RESIGNARNOS A OÍR, COMO INRI, QUE ESTAMOS DISFRUTANDO LAS MÁXIMAS COTAS CONCEBIBLES DE LIBERTAD Y BIENESTAR. Habrá quizás un número más o menos grande de españoles que, dándose por contentos con derechos tan fantasmales como espejismos, no se preocupen si a la hora de realizarlos en la práctica se les esfuman de entre las manos, como cualquier líquido volátil. //LOIS ESTÉVEZ Nueva Versión sobre el Derecho, Santiago,1977. NO NOS ES LÍCITO A LOS JURISTAS, A MI JUICIO, CRUZARNOS DE BRAZOS ANTE ESTE FENÓMENO SOCIAL COMO SI LA NECESIDAD DE PROCURAR EL PERFECCIONAMIENTO DEL DERECHO NO REZARA EN ABSOLUTO CON NOSOTROS… A MEDIDA, PUES, QUE EL USO DE LA MÁQUINA SE DIFUNDA, IRÁ DESAPARECIENDO LA POSIBILIDAD PARA LOS LEGISLADORES DE AVENTURAR LAS FÓRMULAS LEGALES POR VOTACIÓN Y A CAPRICHO. LA LEGISLACIÓN AB IRATO ET SINE STUDIO FLAQUEARÁ Y SERÁ PROGRESIVAMENTE REEMPLAZADA POR UNA LEGISLACIÓN CIENTÍFICA. CADA LEY TENDRÁ QUE SER COMPATIBLE DE VERAS CON TODO EL DERECHO. NINGUNA INCONSTITUCIONALIDAD, MATERIAL NI FORMAL, PODRÁ PERMANECER LATENTE, COMO HOY, POR TIEMPO INDEFINIDO. LA COMPUTADORA LA DELATARÁ SIN CONTEMPLACIONES E IMPONDRÁ, DE PASADA, A PARLAMENTOS Y COMISIONES LEGISLADORAS UNA LECCIÓN QUE EN VANO TRATARÍAMOS DE INCULCARLES LOS JURISTAS: QUE EL DERECHO ES CIENCIA Y QUE NO CABE LEGISLAR COMO ES DEBIDO SIN HABER CONOCIDO PREVIAMENTE LO QUE ES DEBIDO …Para dirimir sin parcialización injustificable el conflicto entre las dos versiones contradictorias que del supuesto histórico litigioso suelen brindar los litigantes, el Derecho se remite a títulos preferenciales ya creados. CADA «TÍTULO» SUPONE LA CONDENSACIÓN DE UNA MASIVA PROBABILIDAD.///El Derecho como Ciencia exacta*Conferencia pronunciada en el Instituto Jurídico Español de Roma en 19-V-1965. JOSÉ LOIS ESTÉVEZ.*, ). Catedrático extraordinario de Epistemología del Derecho. La teoría empiriocrítica del Derecho abriga la pretensión, ambiciosa; pero ciertamente legítima, de convertir a la Ciencia jurídica en una Ciencia exacta. Recalco el adjetivo, porque, aún cuando inexactitud y Ciencia sean términos excluyentes, los juristas son de conciencia suficientemente laxa para no sentir la más mínima preocupación cuando encubren un ingente contrabando ideológico bajo emblemas científicos. …Cada uno es libre de reaccionar como quiera ante este hecho decepcionante. A mí particularmente su constatación, y de antiguo, me ha llevado a estudiar minuciosamente las posibilidades que podía ofrecer el Derecho para una matematización, al nivel, cuando menos, de la Economía. DOCE AÑOS DE ININTERRUMPIDAS INVESTIGACIONES ME PERMITEN HOY AFIRMAR QUE NO SÓLO ES FACTIBLE DESDE EL PUNTO DE VISTA DE UNA LÓGICA MATEMÁTICA, SINO INCLUSO MÁS. QUE EL PROBLEMA JURÍDICO DE FONDO ES UN PROBLEMA *CUANTITATIVO *, INABORDABLE EN ABSOLUTO CON MÉTODOS QUE NO SEAN ESTRICTAMENTE MATEMÁTICOS. Más todavía; como he de demostrar en esta misma disertación, un adecuado enfoque de la temática jurídica reduce, al menos, las cuestiones capitales de nuestra disciplina a problemas de cálculo de probabilidades. Y CONSTE QUE NO HABLO EN METÁFORA...AUNQUE SON MUCHEDUMBRE LOS BIENES QUE SE DERIVAN PARA LA HUMANIDAD DEL DERECHO TIENEN CARÁCTER DE APROVECHAMIENTOS SECUNDARIOS Y A VECES PUEDEN FALTAR. EL BIEN QUE, CASO A CASO, NO FALTA NUNCA CUANDO FUNCIONA EL DERECHO, ÉSE Y SÓLO ÉSE ES SU OBJETO. Y EN TAL SUPUESTO SÓLO ESTÁ *LA PAZ*.
JOSÉ LOIS ESTÉVEZ ENSAYO DE VALORACIÓN FILOSÓFICA DEL DERECHO SEGÚN UNA METODOLOGÍA ESENCIALISTA
FUNDAMENTACIÓN DEL DERECHO /Cuando Grocio, y más especialmente sus seguidores, ya que el sentido de la opinión de aquél es discutible, quisieron separar el Derecho de Dios, erigiéndole un mundo antropocéntrico, obraron a la manera precopernicana de suponer lo que se ve primero más importante, sin pretender entrar en la profundidad de las cosas...
La fuerza de las cosas es imponderable y siempre está manifiesta en la voz interior del deber, que si no amonesta por Dios hablará en vano.]/-40-El derecho positivo otra cosa no es que el Derecho natural revestido de poder coactivo…La vida social tenía una exigencia para subsistir: ceñir coactivamente la libertad individual en el confín de lo lícito. Esto exigía organización.. Había de recurrirse a un procedimiento de reprensión de lo ilícito (necesidad de la fuerza) y de fijación de lo que se podía o no se podía hacer (necesidad de la ley)…/ El Derecho natural por sí sólo no es bastante para la ordenación de la vida social. Falto de un principio de coacción, la pura imperatividad de sus normas quedaba insuficiente para armonizar las relaciones entre los hombres… /-72- Tampoco la obligatoriedad del Poder en sí es susceptible de recibir otra justificación religiosa. En virtud de la disconformidad de algún sector al imperativo de la ley, resulta evidente una cosa: que la justificación tiene que tener un carácter transcendente al hombre, puesto que para ser el hombre obligado por el hombre se necesita una razón fuera de esa relación interhumana, ya que, naturalmente, las decisiones de la voluntad humana no son capaces de vincular por sí mismas otras voluntades, con las que se encuentren en clarísima situación de igualdad. ¿Cómo explicar, pues, la subordinación al Poder? Si se intentara la motivación considerándolo delegación querida por el mayor número de voluntades, el resultado final sería identificar el Derecho y la fuerza...
JOSÉ LOIS ESTÉVEZ. METODOLOGÍA GENERAL Y DEL DERECHO: Cap III. “Con motivo de las recientes conquistas espaciales y ¡singularmente desde el arribo de los astronauta a la Luna, los medios de comunicación han presentado estos eventos como los más transcendentales de la Historia. Hay ahí una notable falta de perspectiva. Sin restar el más mínimo valor a la gesta, conviene comprender en cuanto la sobrepujan las grandes proezas intelectuales que la hicieron posible. En primer lugar, la invención del idioma, que es probablemente la máxima realización de la que puedan ufanarse los hombres; luego la escritura; después la misma Ciencia. ¡Fueron estas laboriosas premisas, frutos de milenios, más que la conclusión, deducida en el viaje, las que nos han permitido ejecutar la acrobática voltereta! ¡Acto heroico indudable por parte de Amstrong, Aldrin y Collins! Pero, aunque eclipsados momentáneamente por ellos, otros hombres de Ciencia, presentes y pretéritos, pilotaban con mejores derechos la astronave. Más, aún. La energía que, sobre todo, la impulsaba, no era el combustible del Saturno, o del propio módulo, sino el poder del pensamiento contrastado, de la investigación que comprime verdades. Desde el día en que el hombre descubrió el uso social del pensamiento y aprendió como llegar a saber algo de veras, la conquista de la naturaleza había quedado asegurada ya. Fue, pues, una invención inadvertida y no estos logros espectaculares lo que nos ha situado en esta situación privilegiada que ocupamos. Y, en el fondo de todo hay que poner, como causa desencadenante, la avidez por el conocimiento, la inconformidad ante las soluciones a medias, en una palabra el amor a la verdad inmarcesible./He ahí el más glorioso distintivo del hombre. Del hombre y de los pueblos, porque los pueblos que no se sientan acuciados por esa sed insaciable de verdad tenderán a rezagarse y parecerán cada día menos humanos, pues todos aquellos a los que el presente satisface se anclarán en él, como las sociedades animales. *Embrutecerse* es una palabra dura. Significa *retrogradar al bruto*; es decir, a las características del bruto; y entre ellas, sobre todo, a su asentamiento en unos hábitos. EMBRUTECERSE EQUIVALE, PUES, A CESAR EN LA INVESTIGACIÓN Y A QUEDARSE PASIVO ANTE EL BIEN, LA VERDAD O LA BELLEZA. Lo contrario es *humanizarse*, lo que quiere decir esforzarse en la superación de la deficiencias y en la sublimación de los más significativos atributos humanos./ INTERROGANDO A JESÚS, EL PRETOR ROMANO PONCIO PILATO OYÓ ESTAS PALABRAS: “YO HE NACIDO Y VENIDO AL MUNDO PARA DAR TESTIMONIO DE LA VERDAD. QUIEN AMA LA VERDAD OYE MI VOZ”. PILATO NI LA AMABA NI CRÍA EN ELLA. *¡QUÉ ES LA VERDAD!*, LE REPLICA. NO FORMULABA NINGUNA PREGUNTA, SINO QUE DEJABA VER SU FALTA DE FE EN TAL CONCEPTO. POR ESO NO ESPERABA RESPUESTA: VUELVE LA ESPALDA Y SALE. DA UNA PRUEBA MÁS DE AQUEL DESDÉN POR LA TEORÍA QUE HIZO QUE LA HEGEMONÍA ROMANA EN EL MUNDO COSTARA A LA HUMANIDAD EL VUELO ESPLENDOROSO QUE LA CIENCIA GRIEGA HABÍA INICIADO./ El paréntesis hacía falta tal vez para reparar una omisión terrible en que habían incurrido los griegos, que es bastante para explicar su mala fortuna. Descuidaron investigar lo jurídico. Y así, aun, cuando acumularon los conocimientos, no hicieron socialmente auténticos progresos. Los resultados, atenazando la cultura, han gravitado sobre nosotros: para superar el desequilibrio de una Grecia sin Derecho y de una Roma desinteresada por la Ciencia, tuvo que padecer la humanidad una espera de mil años./ La lección es clara. Si el afán de saber tiene límites, el progreso se verá lastrado…LO QUE HOY SOMOS, LO QUE HEMOS LOGRADO EN NUESTRA LUCHA POR EL SEÑORÍO DEL UNIVERSO, CONSTITUYE LA MEJOR APOLOGÍA QUE CABE HACER SOBRE LA IMPORTANCIA DE LA INVESTIGACIÓN…/Si observamos el Sol…, nos parecerá que lo vemos moverse de Este a Oeste, según un arco de circunferencia. Esta *apariencia* nos induce a malinterpretar los datos reales de nuestros ojos. En lugar de afirmar simplemente: “Vemos moverse el Sol”, objetivamos la sensación convirtiendo al Sol en un protagonista del hecho. Y no es lo mismo *ver que una cosa se mueve* que *moverse esa cosa en realidad* según otras experiencias nos testifican. No obstante el error inicial de planteamiento, al contrastar racionalmente diferentes datos empíricos hemos podido restablecer el auténtico significado del fenómeno. Nuestra percepción del movimiento solar continúa siendo un dato último, no trascendible: nuestra verdad. La diferencia reside en que ya sabemos interpretarlo, gracias a una conciliación de múltiples experiencias acumuladas./ He ahí como hemos podido defender la verdad que es accesible al hombre como *el respeto a las fuentes originarias de información* (la palabra “originarias” podría ser reemplazada quizá, para mayor consonancia con las explicaciones dadas aquí, por *irreductibles* o *últimas*, pero imagino que no hay dificultad en comprender por qué se ha preferido la otra expresión: las fuentes informativas son *últimas* o *irreductibles* porque son el origen de todo conocimiento…”p 57, 58 y 71.