miércoles, 25 de junio de 2008

Desenmascarando traidores ...

Noticia tomada del Blog Moral y Luces, a quienes agradecemos su involuntaria donación.

Días pasados, el peruano don Carlos Polo, un especialista en ataques a la vida del Perú, fue convocado por una vistosa norteamericana que díjose productora de cine y benefactora de la humanidad, para realizar un programa filmado sobre el aborto en Ibero América. Afirmó que no tenía todavía un proyecto definido y ni siquiera un nombre para el emprendimiento e hízole saber a Carlos Polo que, de todas formas, ya había obtenido entrevistas con Obispos y militantes pro—vida de su país, el Perú.

Pero lejos de indigestarse con vidrio molido, don Carlos requirió toda la información que pudo sobre la señorita en cuestión y sus supuestas tertulias limeñas, viniendo a descubrir ¡nada menos! que era una destacada militante de la izquierda “dura” norteameriyanqui proabortista y decidió desenmascararla con su propio método; es decir, el cine. La invitó a una entrevista filmada a la cual la sedicente cineasta no podía razonablemente negarse, en razón de ser ese medio un paso avante en lo que ella afirmaba buscar: reportajes filmados. Y la entrevista tuvo lugar, tal y como ustedes pueden ver a continuación

Aqunque ACI Prensa piense que la página de este emprendimiento proabortista ha eliminado todas o algunas de las referencias al Perú, hemos comprobado que, no obstante, lo que ha sucedido es que se ha condicionado el ingreso a la página principal del Sitio Web de esta desdichada señorita, en cuya lectura podrá encontrarse la causa de la justificada indignación del señor Polo ante el engaño evidente, y la mentira que sostiene ante las cámaras la “cineasta”.

Pero, además de contradecir sus excusas durante la entrevista, en la página web siguen figurando su nombre, su RECIENTE viaje al Perú y la finalidad general del emprendimiento, que no es otra que la directa e inmediata promoción del aborto seguro; pues lo que según declaran tanto enternece, hasta los millones de dólares, a estas angelicales criaturitas, no son los cuerpecitos destrozados de los bebes que no verán la luz del día ni el agua del Bautismo, sino las pobres mujeres que mueren o quedan inválidas de por vida por la práctica de abortos en malas condiciones médicas y de asepcia. Por lo cual, fomentan la asepcia ... moral.

El aborto y los demás crímenes perpretados y a perpetrarse en el santísimo nombre del progreso indefinido del primer mundo, ya está visto no pueden ingresar por la puerta grande en estos meridionales paisajes, pues la vieja raíz católica de América —perspicaz y vigilante— no se deja rallar pacíficamente, alicaída y todo como está. Los conatos proabortistas en América se han estrellado contra la obdurada voluntad de los pueblos de no entregarse a estos planes criminales, aunque algunas victorias parciales pudieran hacer pensar lo contrario, así como la falta de reacción proporcionada en las altas esferas de algunos países. Pero lo cierto es que estamos ganando y, por eso, deben recurrir al encubrimiento, la mentira y el disimulo para hacer pasar por pura nobleza lo que no es más que un juego diabólico, perverso y homicida, anticipio oblativo de ese nuevo Adviento cuyos día y hora nadie sabe; pero que el maldito intuye y olfatea mejor que nadie.

Y por eso sus emisarios están tan movedizos.

2 comentarios:

El Sacristán dijo...

Estos malvados, buen Ludovico, tienen al Perú entre ceja y ceja. Reciben dineros copiosos del extranjero....y la verdad me parece que se va a armar una batalla grande grande...

Luis de Guerrero Osio y Rivas dijo...

Lo interesante, Ludovico, es ir al fondo del asunto. ¿De dónde provienen todas estas iniciativas del Diablo?

Dirigido a los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación Mexicana, elaboré en 15 páginas un escrito presentando los orígenes del satanismo, aportando las pruebas que sólo pueden verse en el blog mismo que, como bien sabes, está siempre a tus órdenes.

www.nullacaritassineiustitia.blogspot.com

Si lo consideras oportuno y conveniente, puedes hacer de él la transcripción y crítica que convenga.

Un abrazo

Luis Osio