jueves, 15 de abril de 2010

El Cardenal hablaba en sánscrito ...

En el magnífico blog Secretum meum mihi encontramos esta exqusita perlita, consistente en un reportaje al Cardenal Darío Castrillón Hoyos, prefecto emérito de la Congregación para el Clero y de la Comisión Ecclesia Dei.

El Cardenal expone sin vueltas de ninguna especie el problema de la supuesta “pedofilia de los sacerdotes”, declarando que los casos denunciados son ínfimos con relación a los 410.000 ordenados que existen en todo el mundo; también deja en claro que, a pesar de aparentar ser el castellano la lengua común a entrevistadora y entrevistado, la comprensión parece algo remoto e imposible. Y de paso, deja entrever que la mayoría de los casos denunciados son falsos...


No quisiéramos parecer cargosos —a decir verdad, el soñoliento paso del tiempo transcurrido desde nuestra anterior entrada pareciera eximirnos plenamente de este borrón— pero esta campaña de desprestigio contra la Iglesia, su Divino Fundador, su Vicario y su Cuerpo Místico, está anunciada en varios noticieros que le llevan unos 2.000 añitos a la catostante CNN.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Todavía tiene coraje para escribir sobre este tema, después de todas las pelotudeces que dijo sobre Marcial Maciel?

Anónimo dijo...

Observador dijo,

no, no hablaba en sánscrito, hablaba el lenguaje del ocultamiento del abuso clerical y de la persecusión dentro de la Iglesia, el mismo que Su Santidad ha revelado que forma parte del Secreto de Fátima

Ludovico ben Cidehamete dijo...

Si no le gusta, no entre aquí. Una cosa es la veracidad de las acusaciones y otra cosa la campaña masónica de desprestigio contra la Iglesia de Cristo.
Si no entendió la diferencia, si se cree todo lo que le dicen sin crítica alguna, se equivocó de blog.
Busque en el Jew York Times o lugares paralelos....
Saludos cordiales.

METH dijo...

Me encuentro con este blog que recomendaré a todos mis amigos, una visión cristiana de las cosas, gracias.

Dejo este enlace sobre un video de Rome Reports llamado "Manzanas Podridas", es solo el trailler pero el video es muy bueno y aclara todo lo que la Iglesia hace en los casos de abusos sexuales.

http://www.rrdocumentaries.com/trailesexesp/player.html

Isidro Irazusta dijo...

¿Qué debemos hacer los fieles ante los usurpadores del Vaticano?

La Iglesia a través de su Sagrado Magisterio responde:

Los fieles deben “sustraerse en cualquier momento e impunemente a la obediencia y devoción de quienes fueron así promovidos o entraron en funciones, y evitarlos como si fuesen hechiceros, paganos, publicanos o heresiarcas, lo que no obsta que estas mismas personas hayan de prestar sin embargo estricta fidelidad y obediencia a los futuros obispos, arzobispos, patriarcas, primados, cardenales o al Romano Pontífice, canónicamente electo.” (Cum ex apostolatus officio de Pablo IV)

¿Cómo va a ser posible aceptar como válida la canonización procedente de un usurpador del Papado?. No es posible.

Acerca de los usurpadores sentencia: “todos y cada uno de los pronunciamientos, hechos, actos y resoluciones y sus consecuentes efectos carecen de fuerza, y no otorgan ninguna validez, y ningún derecho a nadie.” (Cum ex apostolatus officio de Pablo IV)

Las canonizaciones

Un santo lo es, independientemente de su canonización por un Papa verdadero, o de que lo infamen los hombres o que aún no lo reconozcan. Pero muchos “canonizados” por la Nueva Iglesia son verdaderos criminales, herejes, apóstatas y prevaricadores. Se les ha modificado e inventado una biografía, por orden de la Roma usurpada.

No es realmente santo quien vivió y murió luchando contra la Fe.

No obstante, también se ha manchado con la pseudo canonización a verdaderos santos como a Pío de Pietrelcina, al beato Martín de Porres, a Juan Diego. Pero siempre para atraerse la confianza de las masas.

Revelaciones privadas

Hay muchos fieles y aún clérigos ansiosos por visualizar el futuro “con pelos y señales”. Se debe tener un serio cuidado en ésto porque por ahí proviene parte del engaño, si fuere posible “aún a los elegidos”.

Las revelaciones privadas, aprobadas por la Iglesia verdadera, llegan aproximadamente hasta Fátima y su Secreto. No mucho más allá, ni tampoco alrededor de…

Simultáneamente a las apariciones de La Sallete, Lourdes y aún de Fátima, la serpiente antigua ideó un sinnúmero de apariciones apocalípticas para torcer y malinterpretar el mensaje de las verdaderas apariciones.

Para entenderlo mejor se recomienda mucho la serie de Radio Cristiandad “Presencia de Satanás en el Mundo Moderno” la cual pueden oír en este sitio:

http://www.radiocristiandad.net/index.php?option=com_content&view=article&id=54:los-sermones-del-santo-cura-de-ars&catid=34:archivo-de-audios&Itemid=55

Sobre las revelaciones privadas recientemente promovidas como las de Catalina Emerich, de ser verdaderas se denota una cierta manipulación, más aún en la de las miles de “vírgenes” que aparecen todos los días por todo el mundo. Ahí tienen al satánico caso de Medugorje, Yugoslavia.

Lo cierto sobre el futuro son la Sagradas Escrituras y los autores y las apariciones aprobados por la verdadera Iglesia. No hay mucho que se pueda añadir a esas revelaciones.

Tomar en cuenta la brevedad de las verdaderas apariciones de Nuestra Señora y lo breve y la enorme trascendencia de sus mensajes. La Santísima Virgen y Nuestro Señor no pierden el tiempo en necedades absurdas ni comentarios sentimentaloides. Sus mensajes son graves, muy serios y siempre coherentes con la Sagrada Revelación.

Leon Stewart dijo...

Mío Cid,

No nos abandone, necesitamos que escriba. Ahora mas que nunca!

Saludos cordiales,

Luis Ferreyra dijo...

Estimado amigo: Espero que pronto pueda leer estas líneas. Veo que, tanto como yo, de vez en cuando hace un comentario.
Coincido en casi todo con Ud., pero me permito discrepar con respecto a su comentario sobre el Beato Pablo VI.
Si fue Vicario de Nuestro Señor Jesucristo, creemos que en su elección intervino el Espíritu Santo. ¿Quienes somos nosotros para dar por cierto que actuó en contra de nuestra Gloriosa Fe? Recemos mucho para 'que todos seamos uno'